Make your own free website on Tripod.com

Palabras Sin Voz

Por Sócrates Aviles Borja

Miguel Angel era una persona normal, lleno de ideas, de sueños, de complejos, de angustias y de ganas de ser feliz. Disfrutaba de la buena comida, sobre todo cuando la aderezaba con una excelente compañía y una conversación amena. Era creyente, deportista, un poco cuerdo y un poco loco, como cualquiera de las muchas personas con las que nos topamos todos los dias. En fin, era alguien normal.

Los ruidos de tráficos, manifestaciones, turbinas, constructoras, etcétera, jamás habían lastimado su conciencia. Siempre había creído que todas las cosas que veía eran mudas y de esa manera había aprendido a disfrutarlas. Sin embargo, algo le hacía falta. Siempre había querido escuchar cómo crece la hierba, o el sonido que provoca una hoja al caer del árbol.

Después de muchas visitas y revisiones, los hombres de blanco dijeron que era posible concederle el "privilegio" de oír. Sí, de oír que ya van más de tres muertos a causa de un asalto, o que unos aviones bombardearon al territorio enemigo, y que el dólar volvió a subir y anda por las nubes. Pero nadie le advirtió nada y su operación se llevó a cabo. Los resultados fueron los mejores y pronto Miguel Angel pudo disfrutar y deleitarse con los sonidos que siempre habían vivido en su imaginación. Se enamoró de todo: de los estornudos de las personas queridas, del zumbido del mosquito que estaba dispuesto a picarlo, de las risas y del susurro de la luna.

Sin embargo, pronto descubrió el lado negativo. Oyó palabras confusas, que no transmitían nada, que estaban vacías. Oyó mensajes absurdos, sufrió de conversaciones hipócritas y apresuradas, y se sintió ignorado por sus oyentes. No entendía cómo era posible que la gente no se pudiera comunicar y entender, a pesar de tener las herramientas necesarias para ello. Se dio cuenta entonces que él no necesitaba oír y que, gracias a la deficiencia auditiva que había tenido, había aprendido a escuchar y a apreciar el tiempo y la confianza que los demás nos brindan al contarnos sus cosas, y que eso era lo mas importante y valioso que poseía.

Mayores informes:

Julio César Carballido (Coordinador de Palabras Sin Voz):
al763755@mail.mty.itesm.mx

Palabras Sin Voz en WWW:
http://members.tripod.com/~PSV1/
Regresar al índice de artículos